viernes, 17 de febrero de 2017

ESCUCHA AL CUERPO


Al parar por un instante y llevar la atención al cuerpo puedes notar todo tipo de sensaciones, por ejemplo:
  • Estás cansado o te falta energía
  • Quizás  has comido demasiado y te duele la barriga
  • Te sientes enfadado con alguien 
  • Notas una sensación de tristeza que puede llevar ahí varios días
  • Necesitas ir al baño y no te habías dado cuenta
E. Snell, nos recomienda enseñar a los niños a escuchar el cuerpo desde los primeros años.

El dolor es un indicador de que ya es suficiente; basta con sentirlo, reconocerlo y luego puedes elegir; ¿qué hago con ello?

Práctica: Estirar y alargar buscando los límites

Práctica basada en el libro Tranquilo y Atentos como una rana

 
Si escuchas el cuerpo también descubres algo más acerca de los límites ¿Hasta donde puedes llegar? ¿Cuando es suficiente?

  1. Ponte de pie con los pies firmes en el suelo y alarga uno de tus brazos hacia arriba estirándolo tanto como puedas. ¿Puedes llegar hasta el techo? Siente hasta donde puede llegar tu brazo mientras tus pies siguen en contacto con el suelo, nota tu respiración. ¿Donde está el límite? ¿Qué notas en el cuerpo? Dolor muscular, tensión... Lleva el brazo hacia abajo y nota la diferencia entre un brazo y otro...
  2. Levanta los dos brazos estirándolos bien manteniendo tus pies firmes en el suelo. Imagina que encima de tu cabeza hay una rama de una árbol de la que cuelgan hermosas y jugosas manzanas y además, te apetecen mucho!! Pero tus brazos no son lo largos que deberían ser!! Estíralos al máximo alargándolos bien ¿qué sientes en el cuerpo? paraste la respiración, dolor en el pecho y brazos...¿Quizás estás llegando demasido lejos? ¿¿Sientes dolor?? Esto puede significar que ya es sufiiente!!
  3. ¿Donde está tu límite? ¿Puedes sentirlo? Cuando lo hayas notado con claridad puedes llevar tus brazos lentamente hacia abajo ¿Qué sientes ahora en la quietud? una sensación pesada, ligera, cosquilleo...y cómo está tu respiración??
  4. Termina este ejercicio dándo un suave masaje  por todo el cuerpo. Coloca tus manos ahuecadas y golpea suavemente piernas, barriga, pecho, brazos, cuello, hombros, mejilla, cara y cuero cabelludo. 
 Puedes usar este masaje siempre que te sientas cansado o somnoliento. Es una manera fantástica de recuperar energía!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tus comentarios, nos hará mucha ilusión!!