martes, 22 de septiembre de 2015

EMOCIONÓMETRO

 
YOGA-EMOCIONA es un proyecto integral que busca el desarrollo de la inteligencia emocional en los niñ@s. Partiendo del yoga y otras herramientas como el mindfulness, la relajación, los cuentos, la risoterapia, los masajes o el desarrollo de la creatividad, YOGA-EMOCIONA se plantea como reto un niñ@ con la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar sus estados de ánimo; por ello, es fundamental integrar en el proyecto actividades rutinarias (presentes todos los días) que desarrollen dos ejes fundamentales: 
  • COMPETENCIA PERSONAL
    • Autoconocimiento: Conciencia emocional, confianza en uno mismo, reconocimiento de los límites y posibilidades...
    • Autorregulación: Control de impulsos, adaptabilidad, capacidad de esfuerzo, optimismo...
  • COMPETENCIA SOCIAL
    • Conciencia social: Empatía, fortalecer las habilidades de otros...
    • Habilidad social: Capacidad de liderazgo, adaptación al cambio, manejo de conflictos, trabajo en equipo...



EL EMOCIONÓMETRO es una actividad de conciencia emocional donde tratamos de desarrollar en el niñ@ la capacidad de reconocer sus propias emociones y mejorar cada día la EMPATÍA, es decir, la capacidad de percibir los sentimientos de los demás y tomar un interés activo en sus preocupaciones. 

Cada día al llegar a la escuela, después de saludar a los compañer@s y a la profe, cada niñ@ piensa como se siente y busca la pinza con su nombre. Después la coloca en la emoción que mejor representa su estado de ánimo. Las emociones están presentadas en carteles de A5 con emoticonos que nos enseñan los rasgos característicos que se reflejan en la cara y cambian nuestra expresión. Así los niñ@s aprenden a identificarlos y descubren que las emociones se pueden ver en otros si nos fijamos en su expresión.


Después de la colocación conjunta mantenemos un diálogo sobre las emociones presentes en el aula. Vemos como nos sentimos y quien lo desea, explica porqué. Nos fijamos en que las emociones elegidas se representen en la cara (expresión) y valoramos fórmulas para ayudar a nuestros compañeros tristes, preocupados, enfadados o cansados....

Después de esta actividad comienza el día y los niñ@s son libres durante toda la mañana para acudir al emocionómetro y cambiar su pinza de emoción si lo desean. Así se dan cuenta de que las emociones cambian, viene y van, y por eso, es importante ...

..aprender a convivir con todas y cada una de ellas.

Al final del día, un ayudante se encarga de quitar todas las pinzas (buen trabajo de motricidad fina con los dedos ) y dejar listo el EMOCIONÓMETRO para el siguiente día. 


Es una actividad genial para tomar conciencia de la variedad de emociones que podemos sentir. Os recomiendo poner un EMOCIONÓMETRO en vuestras casas. Elaborar vuestras pinzas y participar TODA LA FAMILIA. Nosotros pusimos ocho emociones (las más frecuentes) pero podrían ponerse muchas más!!! Animarles a recolocar la pinza siempre que observéis que sienten una emoción como el enfado, la tristeza o el miedo... Después de identificarla, invitarles a que os hablen de ello y os expliquen porqué se sienten así. Ayudarles a buscar soluciones (si es necesario) y enseñarles a convivir con estas emociones. No pasa nada porque las sientan, 

TODAS las EMOCIONES tiene UNA FUNCIÓN!!

2 comentarios:

  1. Muy buena idea. Me la guardo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Una maravilla encontrar actividades tan bonitas. Vaya privilegio para el alumnado. Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar

Deja tus comentarios, nos hará mucha ilusión!!